¿Por qué mi perro engorda más en invierno?

front-view-dog-with-scarf-and-christmas-decorations2

El sobrepeso en los animales domésticos, al igual que sucede en los humanos, es uno de los factores que inciden en la salud de forma más negativa, y sin embargo es un mal en aumento en nuestra sociedad. En España se estima que la cantidad de perros con sobrepeso u obesidad es de entre un 20 y un 40%, y en otros países, la cifra alcanza un alarmante 50%.

Es normal para los humanos sufrir cierto aumento de peso en invierno. Hace frío y salimos menos, preferimos quedarnos en casa cuando hay mal tiempo. Nuestro perro también puede sufrir una subida de kilos en esta temporada, y las afectaciones por el aumento de peso son las mismas que en las personas.

El exceso de peso en el perro incide a su capacidad respiratoria. Y a su sistema músculo esquelético (en especial a las articulaciones). Y hace que puedan desarrollar el llamado «síndrome metabólico». El cual favorecer otras patologías como diabetes canina o enfermedades del corazón.

Factores que inciden en el aumento de peso.

Está claro que la disminución de la actividad física es el principal elemento. Además, la reducción de las horas de luz afecta al metabolismo de tu mascota. La teoría del gen ahorrador, aplicable a todos los animales, prepara al perro para el invierno ralentizando su metabolismo y el consumo de calorías. Estos cambios, según los investigadores, también favorecen el aumento de los niveles de grasa en el cuerpo.

Sin embargo, los perros que viven dentro de casa y que se alimentan de forma adecuada no tienen necesidad de guardar reservas para el invierno. Por eso a veces es necesario hacer algunos cambios.

Claves para prevenir el aumento de peso en tu mascota 

El sistema con el que evitamos el sobrepeso en animales es muy similar al que conocemos en humanos: comer sano, con las cantidades correctas, y hacer ejercicio. Si queremos evitar que nuestro perro engorde tenemos que basarnos en estos tres pilares.

Comer sano.

Los concentrados de gama alta poseen ingredientes, que cubren a la perfección las necesidades nutricionales de tu mascota. Estos excluyen subproductos que solo aportan calorías vacías. Además, no contienen azúcares añadidos. Este tipo de alimentación es suficiente para la dieta de tu mascota. En situaciones excepcionales como el entrenamiento del animal, se puede optar por premios sanos y bajos en calorías.

Calcula las cantidades exactas.

Es importante tener una medida de la porción de pienso de tu mascota, ya que puedes quedarte corto, o echar más cantidad de la necesaria si lo calculas a ojo. Para evitar pesar cada vez que le vayas a poner su comida, puedes utilizar medidas de volumen. Por ejemplo, si tu perro necesita una cantidad X de pienso, pésalo la primera vez que se lo vayas a dar, y rellena la taza para que puedas calcular la medida concreta. Si desconoces la cantidad adecuada para tu mascota consulta con el veterinario para definir cuál es.

Hacer más ejercicio.

La falta de tiempo por las actividades cotidianas provoca la disminución para los paseos con tu mascota. Ten en cuenta que los perros necesitan hacer ejercicio a diario, para una buena salud en general y una dieta estricta no siempre resulta efectiva si esta no se acompaña del gasto calórico necesario. Sabemos que es difícil encontrar el momento, pero con unos cambios en tu organización podrás aportar una mejora en la salud de perro.

Aun así, es bastante probable que la actividad de tu mascota en invierno sea inferior a la que suele realizar en verano. A menor ejercicio, menor gasto calórico. Eso no significa que tengas que poner a tu perro a dieta, pero igual que los días que hace mucho ejercicio tiendes a darle una mayor ración, si consume menos calorías debes tenerlo en cuenta también.
Si tu perro sufre un aumento de peso o temes que esto ocurra, acude al veterinario para una revisión. En la consulta verificará la alimentación actual (tipo, cantidad en peso y frecuencia de la misma) y podrá recomendarte lo más apropiado para tu mascota.

En los animales domésticos, un 20 % por encima del peso ideal se considera obeso. Pero el peso ideal es relativo, depende de la raza, la edad, la complexión y el metabolismo del animal.

Cómo hacer que pierda peso mi perro

Si tu mascota ya tiene sobrepeso, el protocolo a seguir cambiara. Lo principal es consultar con tu veterinario. Si el can está por encima de su media recomendable, te dará pautas para contribuir a la pérdida de peso. Además, comprobará que el estado de salud del animal es correcto.

No lo hagas por tu cuenta, consulta siempre primero a un veterinario, ya que el aumento de peso puede deberse a otros factores, si no hay razones lógicas a las que atribuir el sobrepeso (por ejemplo, un cambio de alimentación o de hábitos), es importante no descartar posibles patologías.

En la mayoría de los casos, una dieta ajustada y baja en grasas, junto con más ejercicio le ayudarán a ponerse en forma de nuevo en pocos meses.

Posted in Uncategorized and tagged .