1diseño202007

La nariz de tu mascota puede indicarnos cambios en su salud.

1diseño202007

La nariz de un perro es una de las partes más sensible de su cuerpo. Además es un órgano muy importante. En este artículo te detallaremos diferentes estados que podría presentar la nariz de tu perro, con la finalidad de identificar posibles cambios. No es raro que la nariz de los perros cambien de color, y existen muchas razones por las que esto puede suceder, desde el clima hasta un problema médico que necesite atención.

Nariz seca o muy húmeda

Puede significar que tu perro se encuentra deshidratado, ocurre debido a que no llega suficiente sangre a la nariz de tu perro, por lo tanto el nivel de humedad en su nariz puede cambiar.

Si el perro se encuentra hidratado, su nariz se mostrara húmeda. Esto se debe a que existe una buena circulación de sangre en su nariz.

Color de la nariz de tu perro

La mayoría de los perros tienen la nariz de color marrón o negra. Otros presentan un tono rosado y esta peculiar características es común en los perros de colores claros. La emoción durante el juego o una enfermedad puede hacer que el color de la nariz se vuelva más oscuro, pero debería volver a la normalidad una vez que su mascota se haya calmado o se sienta mejor.

Una nariz magullada indica disminución de oxígeno en los tejidos y hemoglobina baja en sangre o toxinas pueden darle a su mascota una nariz azulada. Las alergias, la anemia y otras patologías , algunas de gravedad, pueden hacer que la nariz de tu mascota cambie de color. Veamos a continuación algunas de ellas.

La nariz de nieve

También conocida como nariz invernal, es una de las razones más comunes por las que la nariz de un perro puede cambiar de color. Como su nombre indica, es algo que sucede durante los meses fríos. A medida que baja la temperatura, el color de la nariz de tu mascota tiende a desvanecerse. La enzima tirosinasa, que es la encargada de producir la pigmentación en la nariz, se vuelve menos activa durante los días más cortos y fríos del invierno.

Algunos perros pueden sufrir una decoloración permanente de su nariz. Esta anomalía genética se llama «nariz de Dudley». Si tu perro lo padece, debes tener especial cuidado con su piel en los meses cálidos, pues son propensos a sufrir quemaduras solares.

La dermatitis solar nasal

Llamada nariz de Collie, afecta a los caninos que viven en regiones soleadas y se encuentra con más frecuencia en razas de pastoreo que pasan mucho tiempo fuera. Puede llegar a ser muy dolorosa si no se previene, por lo que conviene proteger a los perros de estancias prolongadas en espacios que reciban la luz directa del sol. Los perros que tienen la nariz rosada son propensos a sufrir esta y otras enfermedades infecciosas a nivel de la dermis, ya que su nariz es más sensible a los rayos solares.

Vitíligo

Es una enfermedad que tanto los perros como los gatos pueden desarrollar. Atacando las células responsables del color del pelaje de tu mascota y puede hacer que el color de la nariz se torne rosa. Otros cambio en los perros son los pelos blancos en ciertas áreas del abrigo o parches de pelos blancos en todo el cuerpo.

Estas son las razas de perros con más probabilidades de desarrollar vitíligo, el pastor alemán, el perro salchicha, el sabueso afgano, el rottweiler, el caniche, el Setter irlandés, el puntero, el doberman, el perro pastor inglés antiguo y el samoyedo. En los gatos, esta enfermedad produce un patrón de copo de nieve en toda la capa.

El lupus eritematoso discoide

Enfermedad auto inmune que ocurre en perros, pero no en gatos. Es más común encontrar esta enfermedad en perros esquimales, perros pastores de Shetland, pastores alemanes, perros de aguas británicos y Collies.

El complejo de pénfigo

Es un grupo de afecciones cutáneas auto inmunes que se pueden encontrar tanto en perros como en gatos.

La dermatosis sensible al zinc

Es una deficiencia de zinc que se encuentra con más frecuencia en los Huskies, los Malamutes de Alaska, los grandes daneses y los Doberman.

La pérdida de apetito, diarrea, vómitos, falta de energía, dolor o un cambio en el comportamiento son señales de advertencia que no deben ignorarse.

Los cambios de textura en la nariz de tu perro

Suelen estar asociado con la hiperqueratosis nasal, es una enfermedad común en perros mayores o ciertas razas. Este trastorno se refleja en la nariz de tu perro con una apariencia seca o callosa.

Sensibilidad al plástico

Algunas mascotas no pueden tolerar comer o beber de recipientes de plástico y desarrollan dermatitis de contacto que pueden hacer que su nariz cambie de color. Con el tiempo, los materiales utilizados en la elaboración e los recipientes pueden filtrarse en los alimentos y el agua que consume su mascota.

Utiliza recipientes de agua y alimentos, de acero inoxidable. Son más seguros para usar, fáciles de limpiar y menos porosos. Darle a tu perro alimentos de calidad le ayudara a mantenerse sano, pero igual de importante es asegurarse de que su comida y agua se sirvan en un recipiente limpio y libre de germenes.

La apariencia de la nariz de tu mascota es un medio fiable para verificar su estado de salud, pero no debe ser el único indicador para fijar una opinión sobre si un perro está bien o mal. Tu mascota puede cambiar la apariencia de su nariz por varios factores, tales como la edad, raza, medios ambientales, entre otros.

Cualquier cambio en la pigmentación deber ser consultado con el veterinario. Si estás preocupado por algún cambio en la nariz o salud general de tu mascota. Pide cita para una revisión en Tu Centro de Veterinario Faunia.

Posted in Uncategorized.