Conoce qué hay detrás de los vómitos de tu gato

Es posible que estés acostumbrado a oír vomitar a tu gato, pero esto no quiere decir que sea normal y no pueda acarrear algo peor.

La mayoría de los propietarios de gatos están muy familiarizados con el característico sonido de su vómito. Pero el hecho de que todos lo hayamos oído no significa que deba ser algo habitual.

Los vómitos en los gatos pueden ser a menudo un signo temprano de enfermedad, así que ten cuidado de no pasar por alto este posible síntoma y acude siempre a tu veterinario.

¿Con qué frecuencia vomitan los gatos?

Es posible que creas que hay gatos que tienen vómitos crónicos como algo normal, pero esto es un síntoma de un problema grave. No obstante, lo normal es que lo hagan si tienen alguna bola de pelo, pero si no tiene que ver con esto es un problema. Acude inmediatamente a tu veterinario si notas que lo hace más de lo habitual e incluso varias veces al día.

Tipos de vómitos de los gatos

Los gatos pueden vomitar debido a una amplia variedad de causas diferentes y el aspecto del vómito puede variar dependiendo de la causa. Dejando atrás las bolas de pelo, otras causas más graves pueden incluir sangre, bilis, mucosidad o alimentos parcialmente digeridos. La frecuencia, el momento y el aspecto del vómito son factores importantes que debes comentar con tu veterinario.

Además, también es importante conocer la diferencia entre vómito, es decir la expulsión forzada del contenido estomacal e intestinal superior y regurgitación, que sería la expulsión del contenido de la boca, la garganta y el esófago.

El vómito es un proceso activo, que suele durar varios minutos, durante el cual el gato puede tener mal aspecto, babear, tener arcadas, mostrar vómitos abdominales y, finalmente, vomitar.

La regurgitación, en cambio, se produce rápidamente y a menudo **sin previo aviso**. El gato suele estar bien un minuto y, de repente, «escupe» sin tener náuseas ni agitación. Identificar cuál de estos dos procesos está experimentando tu gato puede ayudarte a reducir las posibles causas del problema.

Tabla de colores del vómito del gato

Aunque el color **no es una forma del todo fiable** para saber lo que ocurre, porque depende de lo que haya comido, estas serían algunas opciones, aunque siempre debes consultar a tu veterinario:

Amarillo, naranja o marrón: alimentos parcialmente digeridos y bilis en el estómago.
Rojo o rosa: presencia de sangre o a la ingestión de materiales extraños o colorantes utilizados en la comida y las golosinas del gato.
Transparente o blanco: debido a la regurgitación de saliva del esófago o cuando el gato vomita con el estómago vacío.
Verde: debido a la presencia de bilis o porque el gato ha ingerido material extraño verde o alimentos que utilizan colorantes verdes.
Negro o marrón: parecen posos de café y puede ser un signo de hemorragia en el tracto digestivo y deben ser atendidos por tu veterinario inmediatamente.

Es importante tener en cuenta que esta lista no es en absoluto exhaustiva y que tu gato debe acudir a un veterinario para diagnosticar el problema con precisión.

Causas

Al igual que los humanos, los gatos pueden vomitar por muchas razones diferentes. **Algunas causas** de los vómitos de los gatos son relativamente **benignas** y pueden incluso resolverse por sí solas, mientras que **otras pueden ser mucho más graves**. A continuación se presentan algunas de las razones más comunes por las que los gatos vomitan.

* Bolas de pelo
* Gastroenteritis
* Cuerpos extraños u obstrucciones
* Alergias alimentarias y enfermedad inflamatoria intestinal
* Enfermedades sistémicas
* Parásitos
* Cáncer

¿Cuándo preocuparse?

Es normal que tu gato tenga alguna bola de pelo ocasional, pero cualquier cambio en la frecuencia, el volumen o la consistencia de los vómitos es motivo de preocupación. Esto se debe a que los vómitos en los gatos son especialmente preocupantes si van acompañados de otros síntomas como:

* Pérdida de apetito
* Letargo
* Fiebre
* Diarrea
* Cambios en los hábitos de la caja de arena
* Otros cambios en la salud y el comportamiento

Si notas estos síntomas en tu felino, ponte en contacto con tu veterinario para que pueda ayudar a tu gato.

¿Cómo prevenirlos?

Muchas causas de los vómitos del gato pueden prevenirse. Por lo que te voy a mostrar una serie de medidas para mantener sano el sistema digestivo de su gato:

Dieta equilibrada. Asegúrate de que tu gato lleva una dieta equilibrada y de alta calidad, y no le des demasiadas golosinas o restos de comida.
Elementos no alimentarios. No permitas que tu gato ingiera objetos no alimentarios, como trozos de juguetes, cuerdas o plantas de interior.
Pregunta a tu veterinario sobre dietas especiales. Si a tu gato se le ha diagnosticado una afección como alergias alimentarias o enfermedad inflamatoria intestinal, la alimentación con una dieta especial prescrita por tu veterinario puede evitar los vómitos.
Considera la posibilidad de un remedio para las bolas de pelo. Por último, en el caso de los gatos de pelo largo o de los que tienen bolas de pelo con frecuencia, pregunta a tu veterinario por los productos que ayudan a prevenir los vómitos debidos a las bolas de pelo.

En este artículo hemos querido que entiendas un poco cómo funciona está mal llamada “costumbre” que suelen tener muchos gatos y que lejos de ser esto, puede ser síntoma de una enfermedad grave y que debe tratarse por el veterinario.