Conoce al detalle qué vacunas son esenciales para cuidar de tu perro

¿Sabías que tus mascotas se exponen a padecer enfermedades cada día? Sin embargo, gracias a las vacunas, se pueden evitar algunas de las más peligrosas. Recomendamos cumplir con el calendario de vacunación de tu perro y ponerle las necesarias para cuidar de su salud y la de aquellos a su alrededor.

Vacunas obligatorias para perros y calendario

Hay muchas vacunas disponibles para perros, por lo que es posible que te preguntes cuáles necesita realmente. Además, seguramente te sentirás algo confuso con respecto a cuándo debes administrárselas. Normalmente, la vacunación comienza cuando desaparece la inmunización transmitida al cachorro por la madre. Así, es sobre las 6 semanas de vida cuando se pueden empezar a colocar las vacunas obligatorias.

En España, las vacunas obligatorias son las siguientes con sus respectivos tiempos de colocación (desde que nace el perro):

Vacuna de parvovirus, moquillo y dos polivalentes: al mes y medio (6 semanas)

Vacuna polivalente: a los dos meses (8 semanas)

Refuerzo de la vacuna polivalente: a los tres meses (12 semanas).

Vacuna de la rabia: a los cuatro meses (16 semanas).

Vacunas recordatorias de polivalentes y de la rabia: al cumplir un año.

Es importante destacar que la vacuna de la rabia y las polivalentes se deben colocar cada año, como recordatorios. No obstante, dependiendo de la comunidad autónoma en la que vivas, pueden colocarse cada dos años.

Vacunas no obligatorias pero importantes

El hecho de que no sean obligatorias no significa que sean menos relevantes. Es importante que consideres ponerle algunas de las siguientes, sobre todo para que cuides la salud de tu peludo, a partir de los 6 meses de edad.

Vacuna del virus parainfluenza (“tos de las perreras”). Esta enfermedad puede causar fiebre, tos y graves cuadros respiratorios.

Vacuna de la enfermedad de Lyme. Esta enfermedad se transmite por las picaduras de las garrapatas y puede provocar cuadros neurológicos.

Vacuna de la babesiosis canina (“malaria canina”). Se transmite como el anterior y puede producir fiebre alta y hemólisis. Esta enfermedad suele ser endémica en el sur de España.

Vacuna de la leishmania. Esta es una de las enfermedades tropicales más conocidas, aunque en nuestro medio existen muchos casos de perros que la padecen. La vacuna no pretende evitar la infección, pero sí que puede potenciar el sistema inmunitario para hacer frente a los patógenos. En ella se proporcionan tres inyecciones hipodérmicas, con un intervalo de tres semanas entre cada dosis.

Vacuna para hacer frente a infecciones fúngicas. La vacuna es recomendable para perros que tengan riesgo de contraer el dermatofito Microsporum canis (sobre todo en perreras o criaderos). Este hongo causa caspa y caída de pelo. En esta vacuna se colocan agentes vivos para que el animal pueda desarrollar la inmunidad necesaria para hacerles frente.

La medicina veterinaria ha evolucionado mucho, sobre todo al desarrollar vacunas. Por esta razón, se ha conseguido erradicar enfermedades infecciosas (como la rabia) que pueden ser peligrosas también para el humano. Aconsejamos acudir a tu veterinario de confianza para colocar las vacunas necesarias en tu perro y para informarte sobre el calendario de vacunación.