golpe-calor-evitar

Cómo actuar si nuestro perro sufre un golpe de calor

 

Con la llegada del verano y el buen tiempo, deseamos salir a caminar o correr con nuestros perros, es el plan perfecto. No dejes de hacerlo, pero asegúrate de tenerlo todo controlado, pues en verano los perros pueden sufrir un golpe de calor.

A lo largo de la semana pasada hemos brindado los aspectos básicos a considerar. En este artículo te presentamos más detalladamente en qué consiste, a qué perros puede afectar más, qué hacer ante un golpe de calor y cómo puedes prevenirlos. Los más propensos a sufrir un golpe de calor son los perros de edad avanzada, los cachorros (o los muy jóvenes). Aunque puede afectar a cualquier perro, afecta especialmente a las razas braquicéfalas (Bulldog inglés, Bulldog francés, Bóxer...), que tienen mayor dificultad respiratoria, al igual que les cuesta más enfriar la temperatura corporal.

¿Que causa un golpe de calor?

Este aumento de temperatura corporal se produce por varios factores.

Elementos externos: Ejercicio prolongado, privación de agua, exposición a un ambiente caluroso, incluso sin realizar actividad física. Nunca dejes solo a tu perro encerrado en el coche. El interior de un coche puede alcanzar temperaturas de más de 60 grados en cuestión de minutos, convirtiéndose en una trampa mortal para tu mascota.

El tipo de raza: Bulldog inglés, Bulldog francés, Bóxer, Carlin. Estas razas tienen una característica común, el hocico chato, que dificulta la supresión de calor por medio de la respiración, además de que los vuelve más susceptibles a las enfermedades del aparato respiratorio.

La edad: Los cachorros y los perros de edad avanzada son más propensos a sufrir un golpe de calor.

Un peso elevado y enfermedades crónicas: Afecciones cardíacas, respiratorias o del sistema nervioso, disminuyen la capacidad del organismo en los perros para perder el exceso de calor.

Perros de color oscuro: Ellos tendrán mayor riesgo de sufrir hipertermia, este color absorbe más el calor que los colores claros.

 
 
 
 

¿Como sé que mi perro presenta golpe de calor?

Un golpe de calor es producto de una disminución de azúcar y sales en el cuerpo. Debe ser considerado una emergencia veterinaria. Los síntomas más evidentes son: aceleración del ritmo cardíaco, jadeos y babas excesivas, o respiración rápida y nerviosa. Además puede ir acompañado de otros síntomas, de igual o mayor importancia como el cambio de color en las encías que pueden adquirir un color azulado ante la falta de oxigenación en sangre, vómitos y diarrea, temblor, o incluso puede llegar a convulsionar o perder temporalmente la conciencia. Es una prioridad estar atento a los síntomas que pueda presentar tu mascota, evitando así daños mayores tales como; hemorragias, insuficiencia renal o hepática, daño cerebral, e incluso fallo multiorgánico.

 
 
 
 

Qué hacer si nuestra mascota presenta síntomas de un golpe de calor.

Lo primero que debes hacer es llamar o acudir a tu veterinario lo antes posible. Mientras, puedes intentar hacer que su temperatura corporal descienda, mojándole continuamente con agua templada, y dándole de beber agua fresca en cantidades moderadas para que vayan estabilizándose sus niveles de hidratación.

Una vez estés en la clínica veterinaria, explica con el máximo detalle el problema a tu veterinario. Allí lo explorarán con detenimiento, controlarán su situación para mantenerlo fuera de peligro, y le realizará pruebas, si fuera necesario, con el fin de determinar si se ha producido alguna afectación importante. También es posible que le suministren algún tratamiento para acelerar su mejoría.

 
 
 
 

La prevención del golpe de calor.

No saques a tu mascota a pasear en las horas centrales del día, especialmente en los días de excesivo calor. Ten siempre agua limpia y fresca a su alcance. Es importante que se mantenga hidratado. Sombreado y fresco. Si tu perro suele estar al aire libre, reserva un área para él donde pueda resguardarse del sol. Si sales de paseo en coche con tu perro. Es conveniente hacer paradas recurrentes para que todos podáis estiraros y beber agua.

 
mike-burke-gxyfJQg7Lno-unsplash

Cómo hacer que tu perro se sienta seguro en situaciones de estrés

Todos sabemos como gestionar situaciones de estrés como la que estamos viviendo actualmente, pero tenemos que tener en cuenta que nuestros perros y gatos también sufren esta situación. Esto puede tener un impacto negativo físico y emocional si no se gestiona adecuadamente. Por suerte, hay formas de calmar a nuestras mascotas en estas situaciones de estrés o cambio.

Si tu mascota es de las que se asusta con su sombra, o simplemente está pasando una época de estrés, aquí encontraras algunas formas de ayudarle a calmar el estrés y la ansiedad.

Aromas que aumentan la seguridad

Se pueden incorporar aromas relajantes en el entorno del animal para proporcionar alivio y tranquilidad. La lavanda y la manzanilla son los aromas más conocidos por su capacidad para calmar a los animales cuando están estresados, aunque hay más que han demostrado su potencial como la valeriana, la vainilla, el coco o el jengibre.

Acústica calmante

El entorno acústico tiene un impacto directo sobre el estado emocional de un animal. Reduce el ruido exterior y sustitúyelo por elementos acústicos relajantes en tu hogar, agregando tanto ruido blanco como opciones acústicas relajantes para su mascota.

El ruido blanco disminuye la sorpresa provocada por los ruidos repentinos y ayuda a amortiguar ruidos externos en el entorno de nuestra mascota que pueden ser motivo de preocupación. Un ventilador silencioso, una fuente o una radio o televisión encendida a un volumen moderado son algunos de los elementos que puedes utilizar.

La música relajante es otra opción que ofrece tranquilidad al entorno. Existen composiciones especificas para cada especie basadas en ajustar el ritmo a la frecuencia cardíaca en reposo de dicha especie. Pero cualquier melodía suave puede ser perfectamente válida para conseguir el efecto deseado. Si combinas la música o un audiolibro con ruido blanco, reducirás aún más la entrada de ruido exterior.

Feromonas

Existen versiones sintéticas de feromonas específicas para perros y gatos que envían señales de bienestar a los receptores caninos o felinos.

Rociar regularmente las feromonas en áreas donde descansa tu perro o gato, o colocar un difusor de feromonas en las habitaciones donde está la mayor parte del tiempo, le proporcionaran alivio y tranquilidad.

Dale un espacio seguro

Los perros y los gatos necesitan tener un espacio propio donde estás cuando quieran retirarse y relajarse. Especialmente en casos en que se encuentren abrumados por las situaciones circundantes, como otra mascota revoltosa o un niño excesivamente efusivo.

Los espacios altos son ideales para los gatos, ya que les permiten escapar y retirarse cunado quieran descansar, así como inspeccionar sus alrededores de forma segura.

Una caja, un mueble o una habitación son lugares de retiro ideales para los perros, siempre que tenga libertad de acceso tanto para entrar como para salir.

En un hogar con múltiples mascotas, el uso de comederos específicos para cada una y ubicados idealmente en estos espacios seguros ayuda a gestionar posibles disputas a la hora de las comidas.

Crea una rutina relajante

Establecer una rutina diaria que permita a tu mascota saber lo que puede esperar de su día es fundamental para fomentar la calma. Incluso durante tiempos no estructurados, como la crisis COVID-19 o durante las vacaciones, mantener estas rutinas en las interacciones y el cuidado diario es esencial para el bienestar de tu mascota.

Monitorear el progreso

Cuando percibas un cambio preocupante en el comportamiento de tu perro o gato, es importante que lo abordes bajo la supervisión de tu veterinario. Los cambios de comportamiento pueden estar relacionados directamente con su salud. Una enfermedad subyacente, dolor y otros desequilibrios se manifiestan inicialmente como cambios de comportamiento.

Los monitores de actividad animal son una de forma de rastrear el comportamiento de su mascota y tener un registro físico al que pueda referirse, así como usarlo para comparar y referenciar con su veterinario.

Considera lo que le estás comunicando a tu mascota

La preocupación es contagiosa. Si cuidas tu propio bienestar emocional, estarás en mejores condiciones para brindarle tranquilidad a tu perro o gato.

Ten en cuenta que nuestras mascotas están tan emocionalmente conectadas con sus humanos y pueden detectar signos sutiles de estrés o cambios en nuestro comportamiento antes incluso que otros miembros de nuestra familia. Perciben señales emocionales que ni siquiera nosotros sabemos que estamos emitiendo. Expresiones faciales, lenguaje corporal, tono de voz, y olores corporales producidos por el cuerpo humano cuando está bajo estrés son perfectamente interpretados por ellos.

Si quieres mantenerte informado de consejos de salud para tu mascota no dejes de seguirnos en nuestra página de Facebook

derek-arguello-tw__wo766rs-unsplash

Cómo prevenir los problemas de salud de nuestras mascotas con la llegada de la primavera.

Llega la primavera y con ella, mejores temperaturas, más horas de sol… pero también lluvias y las alergias. Para nuestras mascotas la primavera también trae algunos peligros a los que tenemos que enfrentarnos siguiendo unas simples pautas.

¡¡Que no se escape!!

El buen tiempo invita a abrir puertas y ventanas para disfrutar de la luz y el buen tiempo. Evita que tu mascota pueda escapar a zonas no controladas y considera ponerle microchip si aún no lo has hecho.

Zafarrancho de limpieza

Es normal realizar tareas de limpieza y mantenimiento en las casas aprovechando el cambio de estación. Especialmente en jardines y patios. Los productos de limpieza utilizados son potencialente tóxicos, por lo que asegurate de mantenerlos fuera del alcance de tu mascota. Podría ingerirlos accidentalmente y no queremos eso.

Remodelando la casa

Que ganas entran de hacer cambios en casa con la llegada del buen tiempo. Y tu mascota estará encantada de ayudarte haciéndose cargo de cualquier cosa que quede olvidada por el suelo. Clavos, herramientas y demás utensilios ¡¡pueden acabar en su estomago!! Delimita la zona de trabajo y no encargate de que esté entretenida con otras tareas más seguras.

Plantas con flores tóxicas

Mientras paseas con tu mascota no dejes de usar la correa y vigilala en todo momento. Siempre, pero especialmente con la llegada del buen tiempo, afloran plantas que en algunos casos pueden ser tóxicas o como mínimo pueden provocarle problemas intestinales.

Charcos y piscinas

Los charcos que se crean con las lluvias ocasionales en esta época del año no tiene un agua tan pura como podríamos creer. El agua estancada puede causar problemas digestivos o incluso infecciones bacterianas de gravedad. Asegurate de que tu mascota tiene agua limpia en su cuenco y no dejes que se entretenga en los charcos cuando estéis de paseo.

El sol y la deshidratación

Una exposición prolongada puede causar daños en la piel de mayor o menor gravedad. Evita los paseos entre las 11 y las 15h que es cuando tiene más fuerza. Existen protectores solares y ropa especializada, que está especialmente recomendada para mascotas de pelo corto o piel clara.

Bichos, bichos y más bichos…

Pulgas y garrapatas amenazan a tu mascota durante todo el año, pero con la subida de las temperaturas el riesgo aumenta. Evita salir de paseo en zonas que tengan la vegetación descuidada, revisa el pelo de tu mascota después de cada paseo y no dejes huecos entre los tratamientos preventivos.

Coronavirus

Según los centros de control y prevención de enfermedades, no se considera a las mascotas una fuente del coronavirus. Y los expertos consideran muy poco probable que puedan contraer la enfermedad. El peligro radica en la interacción humana con sus mascotas. Si te cruzas con otros propietarios en la calle mantén la distancia de seguridad, y si tocas otras mascotas se recomienda lavarse las manos después.

Si quieres mantenerte informado de consejos de salud para tu mascota no dejes de seguirnos en nuestra página de Facebook

AdobeStock_107405468-1080x675

Las enfermedades más comunes del perro: síntomas y tratamiento

A lo largo de la vida de un perro, hay una serie de dolencias, bastante comunes y de fácil tratamiento, a las que probablemente tendrá que enfrentarse sin mayor dificultad si sigues estos consejos. Estas dolencias no son graves en principio, pero si no se tratan adecuadamente pueden desembocar en problemas de salud de mayor importancia.

En Faunia nuestros clientes a menudo nos preguntan cuales son estas enfermedades, como detectarlas y que tratamientos son los más adecuados. Es por ello que os dedicamos este artículo, a todos lo que estáis pendientes de la salud de vuestros perros, sin ánimo de sustituir la opinión experta de un profesional, pero sí con el objetivo de daros un criterio válido sobre el que fundar la sospecha de un problema de salud en vuestro perro.

Enfermedad dental

Las infecciones orales son en realidad la enfermedad canina más común y tienden a convertirse en un problema en los perros después de los tres años. El sarro y la gingivitis se encuentran entre los problemas orales más comunes, mientras que las enfermedades periodontales más graves, como los abscesos, tienden a ocurrir con mayor frecuencia en perros mayores en las últimas etapas de su vida.

Los síntomas de la enfermedad dental son mal aliento, dientes débiles, perdida de apetito, especialmente de los alimentos secos, secreción de sangre o pus de la boca, babeo, mal genio, bultos en las encías o debajo de la lengua y dientes y encías descoloridos.

Los tratamientos para la enfermedad dental van desde una simple limpieza dental, hasta la realización de endodoncias, pasando por las extracciones. Todos estos tratamientos deben ser practicados por profesionales especializados. Para no pasar de tener que realizar una limpieza dental de vez en cuando, las visitas periodicas al veterinario son la mejor opción. Cualquier visita a nuestra clínica es buen momento para revisar la salud dental de tu perro.

Infecciones del oído

En la mayoría de los casos, cuando un perro sufre infecciones recurrentes de oído, el origen sea alérgico, y que el alergeno es encuentre en sus alimentos. No obstante, hay razas más susceptibles que otras a sufrir infecciones de oído. En concreto, los perros de orejas grandes y caidas son los más propensos.

Si tu perro se rasca mucho las orejas, sacude la cabeza, o se frota contra el suelo o paredes, es indicativo de que puede estar desarrollando una infección de oído. En los casos más avanzados, se puede observar enrojecimiento del canal auditivo, costras, perdida de pelo, problemas de equilibrio, dolor o perdida de audición.

El primer paso para tratar una infección de oído es limpiar y secar el oído. En caso de tener mucho dolor es probable que tenga que ser sedado para realizar la limpieza. Una vez determinado por un profesional que tipo de infección puede tener el perro, lo más probable es que el tratamiento no pase del uso de algún tratamiento con antibiótico tópico o antimicótico.

Picazón en la piel o infecciones de la piel.

Que un perro se rasque a diario es algo normal. Pero si notas que tu perro se rasca de manera compulsiva, es señal de que puede estar desarrollando algún tipo de alergia o infección. Al igual que con el oído, las alergias en la mayoria de los casos son provocadas por la alimentación. Cambiar la dieta de nuestro perro por un alimento bajo en alergenos del tipo cordero/arroz puede ser una primera medida para conseguir reducir la exposición del animal al alergeno. Si los sintomas no mejoran, la visita al veterinario se hace imprescindible si aún no lo hiciste. Una infección bacteriana o por hongos podrían ser la causa cuya evolución provoca puntos calientes que llegan a formar llagas muy dolorosas.

Dependiendo del tipo y estado de la infección, tu veterinario puede recomendarte desde un champu para tratamiento de alergias hasta un tratamiento antibiótico para infecciones más graves. Como el diagnostico puede ser muy diferente de unos casos a otros, es imprescindible contar con un diagnóstico adecuado desde el primer momento, para poner remedio al problema lo antes posible evitando así complicaciones.

Vómitos y diarrea

Como ocurre con las personas, los problemas digestivos suceden de vez en cuando, y se corrigen por si solos pasados unos días. Pero no es algo que haya que descuidar. Si tu perro vomita o tiene diarrea con frecuencia, o no acaba de solucionarse el problema, debes consultarlo con tu veterinario.

Los vómitos o diarrea persistentes pueden ser un síntoma de un problema más grave. El parvovirus, las lombrices intestinales y los parásitos son enfermedades que podrían ser la causa. Un diagnóstico adecuado de tu veterinario determinará el problema exacto y el tratamiento que debe ser administrado en cada caso, así como el seguimiento de su evolución.

Rigidez y dolor

A partir de los cinco o seis años de edad, los perros pueden notar molestias al levantarse despues de estar acostados o sentados, y también experimentar dificultad para subir o bajar escaleras. Esto es sintoma de que padecen algún tipo de rigidez y dolor.

El tratamiento en estos casos es principalmente preventivo. El paso del tiempo es inevitable y con ello el envejecimiento del perro, pero puedes mantener a tu perro dentro de un peso adecuado para su raza. Sin duda estar dentro de un peso saludable le ayudará moverse con menos esfuerzo. En algunos casos puede ser considerado el uso de glucosamina o de un suplemento de condroitina para las articulaciones. Consulta a tu veterinario en estos casos.

Problemas del tracto urinario

La infecciones del tracto urinario son faciles de detectar. Observa si tu perro micciona de manera frecuente, incluso dentro de casa, encuentras restos de sangre en la orina, muestra esfuerzo o dolor al orinar, tiene un goteo constante, o se lame obsesivamente el area genital. Si muestra algunos de estos síntomas, no dudes en llevarlo a revisión a la clínica veterinaria. Una muestra de orina determinará el tipo de infección que pueda padecer y nos permitirá prescribir el tratamiento antibiotico adecuado.

Obesidad

Una forma de determinar si nuestro perro necesita perder peso es pasar las manos sobre su caja torácica. Si no puedes notar sus costillas es seguro que tu perro tiene sobrepeso. En la mayoria de los casos la obesidad en el perro es obvia pero para casos mas dificiles de determinar, como en el caso de perro de abundante pelaje, este metodo puede ayudar a determinar si hay que poner a dieta a nuestro perro.

El tratamiento para la obesidad es proporcionar a nuestro perro una dieta de alta calidad y hacer ejercicio regularmente. Y no pongamos excusas, el único responsable de que un perro esté obeso es su dueño. Y es el único que puede corregir este problema.

 

Esperamos que esta breve guía te ayude a determinar que comportamientos debes observar en tu perro que puedan indicar que tiene algún tipo de dolencia. Estas enfermedades comunes generalmente no son graves, pero pueden llegar a serlo si no se tratan adecuadamente. Ante cualquier duda, no tengas reparo en consultar con tu veterinario. Él sabrá asesorarte y tomar las medidas necesarias en cada caso, si fuera necesario.

viajar con mascotas - avion

Todo lo que necesitas saber para viajar con tu mascota en avión

viajar con mascotas - avion

Continuamos con nuestra serie de artículos sobre como viajar con mascotas y nuevamente centrados en la seguridad y bienestar animal.

Al igual que en el anterior artículo, viajar en avión no difiere mucho de viajar en coche en lo que a preparativos se refiere. Si leíste todo lo que necesitas saber para viajar con tu mascota en carretera puedes ir a leer directamente Viajando con una mascota en avión. Tú decides.

Los preparativos
Lo primero de lo que debemos informarnos es de la normativa respecto a tu mascota en lugar de destino. Puedes encontrar información en internet o si no lo tienes claro pregunta a tu veterinario. Él te informará con seguridad sobre qué documentos puedes necesitar tener en regla y qué vacunas o pruebas requieren ciertos países o zonas. Algunas podría ser necesario realizarlas solo unas pocas horas antes del viaje, por lo que conviene tenerlo previsto.
Si es posible, la semana previa a la salida, deja a tu mascota dentro del transportin donde vaya a ir durante el viaje, una o dos veces al día, por periodos de corta duración y prémiale durante y al final del ejercicio para reforzar la experiencia como algo positivo. Ve aumentando el tiempo de manera progresiva en posteriores repeticiones. De este modo el viaje será menos estresante para ellos, y para nosotros.

Viajando con una mascota en avión
Cuando realices la reserva o compres el billete, comunica tu intención de llevar un animal doméstico a bordo e informate de las condiciones concretas para su transporte (documentación de identificación, vacunación, microchip, etc.).
Puedes encontrar información sobre el transporte de animales en la web del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.
A efectos prácticos, de cara a la compañía de aérea, tu mascota es parte del equipaje. Por ello debes facturarlos y como norma general viajarán en la bodega del avión dentro de su transportin, o en el que la compañía tenga previsto para ese uso.
En algunos casos, es posible viajar con tu mascota en la cabina de pasajeros. Si tienes un perro guía o de asistencia lo tendrás relativamente fácil (al menos en España), ya que no tienen restricciones siempre que vayan debidamente equipados con bozal, correa y collar, y que lo notifiques con un mínimo de 48h de antelación a la compañía aérea. En caso contrario, hay algunas restricciones que te pasamos a detallar. El transportin tiene que caber debajo del asiento, y deberá cumplir con el peso y medidas máximas que exija la compañía aérea. Además, suele haber un límite de mascotas admitidas por cabina, por lo que asegurate de reservar con la mayor anticipación posible e informar adecuadamente de tu intención de viajar con tu mascota al hacer la reserva del billete. Así, te podrán confirmar la disponibilidad de dichas plazas.
Si tu mascota no cumple estos requisitos deberá viajar en bodega. Siempre y cuando la compañía aérea lo permita. En ese caso, etiqueta claramente el transportin indicando que dentro hay un “animal vivo”. Adjunta información de contacto y de tu mascota, así como el número de vuelo. Y comprueba que el transportin es adecuado para el tamaño de tu mascota. Debe ser lo suficientemente grande como para que pueda levantarse, darse la vuelta y acostarse sin dificultad. Una vez estés en cabina, comunica a los asistentes de vuelo que tu mascota viaja en la bodega, por si pueden hacer algo por mejorar la comodidad y seguridad de tu mascota durante el viaje.
Independientemente de si finalmente tu mascota va en cabina o en bodega, debes calcular los tiempos de alimentación y descansos. Algunos aeropuertos tienen áreas reservadas para mascotas para que hagan sus necesidades antes del vuelo. En caso de que no las haya, asegurate de llevar algunos empapadores o toallitas sanitarias.
Es recomendable que hagan mucho ejercicio el día anterior, alimentarlos por última vez la noche antes del viaje y no darles comida el día del viaje. Darles agua está bien.

En caso de duda, deja a tu mascota en casa o en una residencia especializada
Por mucha pena que nos dé separarnos de nuestras mascotas, no todas las mascotas están preparadas para realizar este tipo de viajes. Bien por las características propias del animal o de su raza, si tienes dudas consulta a tu veterinario y a la compañía aérea. Ellos te informarán de si es o no recomendable viajar en avión para tu mascota. En caso de que el viaje no sea una opción para tu mascota, lo mejor es que se quede en casa si tienes posibilidad de que alguien se haga cargo de ella durante tu ausencia, o que la lleves a un centro especializado de confianza, donde la atenderán adecuadamente mientras estés fuera.

viajar con mascotas - automovil

Todo lo que necesitas saber para viajar con tu mascota en carretera

viajar con mascotas - automovil

La seguridad y bienestar del animal deben estar por encima de todo.

Los preparativos de cualquier viaje son cruciales si queremos que la experiencia sea lo más satisfactoria posible. Si ademas, somos de los que no nos queremos separar de nuestras mascotas la cosa se puede volver más complicada. Pero no te preocupes, te vamos a contar todo lo que debes saber para viajar con mascotas.

Los preparativos

Lo primero de lo que debemos informarnos es de la normativa respecto a tu mascota en lugar de destino. Puedes encontrar información en internet o si no lo tienes claro pregunta a tu veterinario. Él te informará con seguridad sobre qué documentos puedes necesitar tener en regla y qué vacunas o pruebas requieren ciertos países o zonas. Algunas podría ser necesario realizarlas solo unas pocas horas antes del viaje, por lo que conviene tenerlo previsto.

Si es posible, la semana previa a la salida, deja a tu mascota dentro del transportin donde vaya a ir durante el viaje, una o dos veces al día, por periodos de corta duración y prémiale durante y al final del ejercicio para reforzar la experiencia como algo positivo. Ve aumentando el tiempo de manera progresiva en posteriores repeticiones. De este modo el viaje será menos estresante para ellos, y para nosotros.

El viaje

Si el viaje va a ser largo, es importante que tu mascota esté acostumbrada a los ruidos, movimientos, etc.. típicos del automóvil.Igual que con el transportin, practicar realizando trayectos cortos con nuestra mascota ayudará a que el día del viaje la experiencia sea positiva para todos. Llevar algún juguete o su mantita puede ser una gran idea, siempre que cumpla con los avisos de seguridad del fabricante del producto.

Una vez comience el viaje, todos sabemos que debemos parar regularmente para realizar descansos. Nuestra mascota tiene las mismas necesidades. Así que asegúrate de que ella también puede disfrutar de esas paradas. Lo ideal es que pueda salir del vehículo y pasear un poco, pero en función de las características del animal deberemos evaluar el riesgo de sacarlo del automóvil y tener prevista una alternativa en caso de que no pueda salir.

Durante el viaje recuerde que las ventanillas del vehículo deben ir cerradas, y cumpla las normas del lugar por donde se esté desplazando respecto al uso del cinturón de seguridad para mascotas.

Por último, no deje bajo ningún concepto a su mascota sola dentro del vehículo. La temperatura del interior puede variar en cuestión de minutos especialmente en verano. Pudiendo poner en riesgo la salud e incluso la vida de su mascota.

En caso de duda, deja a tu mascota en casa o en una residencia especializada

Por mucha pena que nos dé separarnos de nuestras mascotas. Cada animal se comporta de manera diferente y no todos están preparados para afrontar situaciones tan estresantes como puede llegar a ser un viaje en carretera. Viajar con una mascota estresada puede ser una experiencia terrible e incluso peligrosa debido a las distracciones que puede provocar. Si no consigues que se adapte al transportin y a los viajes cortos, lo mejor es que se quede en casa si tienes posibilidad de que alguien se haga cargo de ella durante tu ausencia, o que la lleves a un centro especializado de confianza, donde la atenderán adecuadamente mientras estés fuera.