Aprende cómo tratar a tu perro si toca una oruga procesionaria

La picadura de la oruga procesionaria en los perros puede ser mortal.

Aunque ya hablamos hace poco sobre qué debes hacer si encuentras orugas procesionarias o si entras en contacto con ellas (enlace otro artículo), es importante que conozcas lo que pueden hacerle a tu perro y cómo actuar frente a ello.

Este tipo de oruga cuyo nombre científico es Thaumetopoea pityocampa y cuyo nombre común lo ha adquirido por el forma en la que se desplazan, es decir en procesión, puede ser letal para tu mascota.

Por ello, debemos estar muy atentos en esta época del año, aunque a decir verdad, este año el buen tiempo y la falta de lluvia (hasta ahora) ha provocado que se adelanten, porque nosotros sabemos alejarnos de ciertos peligros, pero hay animales que no tienen este instinto todavía porque nunca les ha pasado o porque son muy juguetones.

El problema no sería ya que toquen a las orugas procesionarias, que ya sería grave, sino como te comentamos en el otro artículo, estas orugas están recubiertas de pelitos que son altamente urticantes y que suelen desprenderse y viajar con el aire. Por lo que el simple hecho de estar cerca de ellas, puede provocar un shock anafiláctico a tu mascota por entrar en contacto con estos pelitos tan peligrosos. Ya que lo que segregan es una toxina que tiene por nombre Thaumatopina y que es muy peligrosa.

No obstante, esto no solo es peligroso para los perros, aunque sí son los más perjudicados, pero las personas y más aún los niños que no entienden el peligro de las orugas procesionarias, podrían sufrir una serie de reacciones alérgicas que provocarían que se les irritaran los oídos, la garganta y la nariz. Además, del tremendo picor que sentirían en la piel, debido a estos temidos pelitos de las procesionarias.

En el caso de que tu perro haya estado en contacto con estas orugas, ya sea oliéndolas o comiéndose una de estas procesionarias, los síntomas serían muy diferentes, dependiendo de qué parte del perro ha estado en contacto con la procesionaria y durante cuánto tiempo. Por lo que es importante que tengas estos dos datos para futuras acciones.

Síntomas

En general, los síntomas que puede sufrir tu perro si ha estado en contacto con una oruga procesionaria serían los siguientes:

  • Inflamación de la zona de afectada
  • Lengua negra, amoratada o roja.
  • Comportamiento nervioso o inquieto
  • Dolor marcado
  • Salivación extrema
Consecuencias

Entre las consecuencias que puede tener tu perro por estar con contacto con una oruga procesionaria, se encontrarían las siguientes:

  • Si son los pelitos de la oruga procesionaria los que están en contacto con tu perro, lo normal es que sienta picores, sensación de quemazón y urticaria en la zona en la que los pelos le han tocado.
  • Lo más seguro que pase si tu perro toca directamente a la oruga o la huele, es que empiece a rascarse la zona del morro y comience a babear sin control.
  • En el caso de que tu perro chupe la oruga procesionaria, lo más seguro es que la lengua entre en necrosis. Esto lo notarás porque la zona que ha entrado en contacto con la oruga, se ponga de color morado-rojizo e incluso se le pueda caer un trozo.
  • Si tu perro se ha comido la oruga procesionaria o se ha tragado el veneno que contiene, lo más probable es que le produzca necrosis en la lengua y en la garganta y es posible que el perro pueda morir.
¿Qué hago con mi perro si entra en contacto con una oruga procesionaria?

Lo principal es actuar cuanto antes, ya que cuanto más tiempo pase, más consecuencias puede sufrir tu mascota. Por tanto, lo principal es acudir inmediatamente al veterinario para que le administre los remedios necesarios para que pueda evaluar su estado y no vaya a más.

No obstante, a continuación te vamos a mostrar una serie de consejos para que puedas realizar en tu perro antes de llega al veterinario y aliviarle un poco:

  • Lo más importante es que te pongas unos guantes para tocar la zona afectada. Una vez que estés protegido, debes retirar los pelos de la oruga procesionaria que pueda seguir teniendo para que no le causen más malestar.
  • Una vez realizado este paso, deberás lavar abundantemente la zona afecta con agua fría.
  • Procura no tocar o frotar la zona en la que ha tenido el contacto con la procesionaria, porque es posible que de esa forma hagas que se liberen más sustancia tóxicas en el pelaje de tu perro.
  • Una vez realizadas estas acciones, lo mejor es que lleves a tu perro al veterinario inmediatamente.

Para evitar que esto ocurra cuando estás paseando a tu perro, lo más importante es que evites las zonas en las que hay pinos durante esta época, porque el aire puede transportar los pelos de las orugas procesionarias y provocaros malestar a ambos aunque no os hayáis acercado demasiado a ellas.

Si no hay más opciones y sí o sí tienes que pasear a tu perro por una zona en la que hay pinos porque en tu pueblo o ciudad no hay otro tipo de árbol, lo mejor es que lleves a tu amigo de cuatro patas siempre con la correa puesta, para así poder controlar que no tiene contacto con las orugas procesionarias.